11 de abril de 2016

11 de Abril Día Mundial del Parkinson.




La Organización Mundial de la Salud declaró en 1997, el 11 de abril, Día Mundial del Parkinson, coincidiendo con el aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante y que hoy conocemos como enfermedad de Parkinson, el objetivo de generar conciencia de los síntomas y las necesidades de las personas que padecen esta enfermedad.  

        El mal de Parkinson es un trastorno cerebral que conduce a la persona a la incapacidad progresiva debido a la destrucción y al deterioro de las neuronas. La dopamina es un químico cerebral que ayuda a controlar el movimiento muscular, pero cuando las neuronas que producen la dopamina se van destruyendo, se empieza a perder la función muscular. Esta enfermedad se presenta con frecuencia después de los 50 años, pero se puede manifestar en personas más jóvenes, usualmente por causa de transmisión hereditaria, tanto en hombres como en mujeres. 

El parpadeo lento, los achaques y dolores musculares, la alteración del equilibrio y la marcha, la falta de expresión facial, los problemas para realizar movimientos, la agitación, los temblores, la postura encorvada, la confusión, la demencia y la pérdida de la memoria, son algunos de los síntomas que pueden presentar las personas que la padecen. 

Hasta ahora no se conoce la cura para esta enfermedad, pero un tratamiento adecuado puede contribuir al control de los síntomas. Generalmente los medicamentos utilizados son aquellos que incrementan el nivel de dopamina en el cerebro, pero también hay tratamientos alternos como las cirugías, que ayudan a mejorar la sintomatología. Incorporar hábitos saludables como la alimentación sana, la práctica del ejercicio, realizar fisioterapias y evitar el estrés, contribuye a combatir y a aliviar los efectos de esta enfermedad.