21 de diciembre de 2015

21 de Diciembre Llegada del Espíritu de la Navidad.


La celebración de la llegada del Espíritu de la Navidad es una tradición de origen nórdico, que progresivamente se introdujo en Venezuela. Esta festividad toma la fecha del 21 de diciembre y es celebrada por los venezolanos desde hace más de 20 años.
Según la historia, hace unos ochenta y dos mil años un ser de una galaxia muy lejana aterrizó un 21 de diciembre en el planeta Tierra, específicamente en la zona que actualmente se conoce como Escandinavia. Este individuo, caracterizado por una contagiosa alegría, era un viajero errante que predicaba sus conocimientos, repartía regalos y bendiciones durante su recorrido.
Son muchas las creencias alrededor de esta tradicional fiesta, que más allá de ser propicia para elevar peticiones, incita a la reflexión espiritual. La llegada del Espíritu de la Navidad es símbolo de agradecimiento por los favores recibidos durante el año que culmina y nuevos deseos de prosperidad para el periodo que está por comenzar.
En Venezuela, anteriormente sólo existía la tradición del Niño Jesús y los Reyes Magos. La práctica del Espíritu de la Navidad inició hace más de 20 años y cada familia buscó las formas de adaptarse a esta celebración.
¿Cómo recibir el Espíritu de la Navidad?
De acuerdo a una publicaciones hechas por los portales de internet, existen numerosas formas de recibir al Espíritu de la Navidad y una de las mas formas más sencilla de celebrar su llegada es con sana alegría, acompañando ese sentimiento con la ignición de velas naranjas, doradas y violetas, siempre en números impares. La bienvenida se representa simbólicamente con la apertura de todas las puertas y ventanas además del uso de esencias de mandarina en el hogar.
Posteriormente, se reza una oración muy personal y se procede a un acto de reflexión, pidiendo sinceramente el perdón por todas las faltas cometidas. De haberse celebrado previamente esta festividad, se recorta cada una de las peticiones de la lista del año anterior y, en la medida en que son incineradas individualmente, el momento es propicio para agradecer a Dios por los deseos cumplidos.
Después del acto de purificación, se hace una nueva lista de peticiones para el período venidero, siempre usando una sola cara de una hoja papel, para así contar con el espacio suficiente al momento de recortar cada solicitud. El número de las peticiones también debe ser impar, en cada una de las siguientes categorías:
Por la Humanidad
Por el País
Por nuestros amigos y familiares
Por nosotros mismos
Es importante destacar la presencia de las peticiones espirituales, pues tienen mayor fuerza que las materiales, las cuales llegarán por añadidura. Entre las solicitudes que se pueden hacer, unos buenos ejemplos serían: comprensión, armonía (en la pareja, relaciones comerciales o empresariales), salud, el abandono de malos hábitos o vicios. La lista de peticiones es algo muy personal que se ha de guardar celosamente hasta el siguiente año, cuando se hace una evaluación de las solicitudes cumplidas.
Oración de Bienvenida
En tu nombre, Presencia Todopoderosa, doy la bienvenida al Santo Espíritu de la Navidad, quien baja a este planeta con la misión de dar. Te saludo, te reconozco y te bendigo; te doy las gracias por la maravillosa labor de amor, alegría y paz que realizas.
Abro las puertas de mi corazón y de mi hogar a tu radiación, y te reconozco como huésped privilegiado al festejo. Demando, acepto, recibo y realizo una abundante provisión para mí, para mi familia, mis amigos y para toda la humanidad (pide salud, felicidad, prosperidad, abundancia, desarrollo espiritual y las cosas materiales que desees).
Invoco la ley del perdón, la llama violeta transmutadora y la llama rosa de amor divino, para disolver con amor todo lo inarmonioso durante estas navidades en mi hogar y en el planeta. Luz a la tierra, de manera que la paz, el equilibrio, el bienestar y la alegría llene mi vida y el mundo entero.
Yo soy la fe que mueve montañas. Yo soy la esperanza de dar y recibir en grande. Realizo la grandeza de la magna presencia y la prosperidad que viene a otorgar la natividad. Borro en mi mente, con luz violeta, todo concepto de limitación y escasez, y no lo acepto más.

Que el fuego sagrado de la transmutación limpie y purifique la Tierra durante estas navidades, para que el Espíritu de la Navidad se encuentre bien en el tiempo que nos visita, y pueda cumplir su labor sin interferencias. Yo soy la transmutación de la llama violeta en acción, y la perfección del amado Maestro de la Natividad se manifiesta en el planeta entero por el poder del amor divino (permanece unos instantes en silencio y visualiza la tierra envuelta en una luz violeta y rosada, después de agradecer por lo que te sucede).