24 de junio de 2015

24 de Junio Aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército


La Batalla de Carabobo, librada un 24 de Julio de 1821, fue la culminación de un sabio plan ideado por nuestro Libertador, que iría a echar por tierra las pretensiones de las fuerzas españolas de continuar disputándonos nuestro suelo, nuestra nacionalidad y nuestra condición de pueblo libre. Con la hazaña de Carabobo el ejército venezolano y los oficiales que en ella intervinieron, se elevaron heroicamente y para la posteridad, como figuras gigantes ante la Historia.
El plan ideado por Bolívar, conocido como Campaña de Carabobo, cubrió casi todo el territorio patrio, y en él participaron todos los altos jefes militares presentes en ese momento en el país. El Libertador había impartido órdenes a Soublette y Bermúdez, en Oriente; a Urdaneta y Carrillo en Occidente y a Páez en los Llanos, para realizar movimientos, ocupar posiciones e impedir la concentración total del ejército realista en el centro del país, donde supuestamente, se realizaría el combate final.
Plaza había desbaratado una avanzada realista, batiendo al enemigo y ocupando a Caracas; y aunque después esta ciudad fue retomada por los realistas, el efecto del movimiento había resultado positivo. Por su parte, Urdaneta y Carrillo dominaban las posiciones del Occidente, y Páez, desde el Apure venía a unírsele a Bolívar con hombres, caballos y ganado.
Ocupado San Carlos por el Libertador y ya incorporadas las fuerzas de Páez y las de Urdaneta, quien se había quedado enfermo en Barquisimeto, Bolívar trazó su plan de batalla. Se organizó el ejército en tres divisiones, al mando de Páez, Cedeño y Plaza. El Jefe del Estado Mayor era Santiago Mariño- entre los otros oficiales figuraban: Tomás Farriar, Bartolomé Salom, Pedro Camejo, Diego Ibarra, Daniel O´Leary, Nicolás Arrias, Juan Uslar, José Laurencio Silva, Rafael Heras y otros. El día 23 pasa revista Bolívar a su ejército, compuesto por un poco más de 6.000 hombres, impartiendo a sus oficiales las últimas instrucciones, para el combate del siguiente día. El ejército realista lo formaban 5.000 soldados, pero con la ventaja de haberse alineado en las mejores posiciones del campo y con suficientes piezas de artillerías que cerraban la entrada de los nuestros a la llanura. Dos caminos conducían a la planicie, pero utilizar cualquiera de ellos, significaba el sacrificio de gran número de hombres.
Bolívar, desde el alto de Buenavista, observó todo el panorama y ordenó a Páez flanquear al enemigo por la derecha, utilizando un estrecho sendero por donde sólo pasarían de uno en uno. Bajo una descarga continua el Batallón Apure logró llegar a la planicie y cambiar fuego en desventajas con tres batallones realistas. El momento era difícil, pero en auxilio de los nuestros llegaban la Legión Británica, al mando de Farriar, de la misma división, y rodilla en tierra resistió el intenso fuego del enemigo. Ello dio tiempo para que el resto del Batallón Apure se repusiera, y junto con dos compañías de Tiradores, que también habían entrado al campo, arremetieran con tanto ímpetu sobre los contrarios, que la batalla se decidió en menos de una hora.
Batallones enteros fueron hechos prisioneros. La Torre y su segundo Morales, huyeron hacia Puerto Cabello y el Batallón Valencey se retiró noblemente hacia Valencia. Sólo 200 hombres, entre muertos y heridos, sufrió el ejército patriota. Entre los muertos figuraron: Cedeño, Plaza, Negro Primero, Farriar y otros oficiales. Bolívar reconoció la hazaña llevada a cabo por sus soldados y elevó a Páez al grado de General en Jefe.

Esta campaña de Carabobo y la victoria final lograda con decisión y valentía, marcó el término de la dominación española en nuestro país, culminando, después de tantos años de sangrientas luchas, la hazaña libertaria que tuvo su comienzo un 19 de Abril de 1810, y cuya consecuencia iría a traducirse en un pueblo libre y soberano.