11/11/2012

9 DE NOVIEMBRE DÍA DEL ABRAZO EN FAMILIA



          En   el   año   1990,   la   CEV,   a   través   del   Departamento   de   Pastoral   Familiar,   propuso   celebrar   el   Día Nacional   de   la   Familia,   se   escogió   como   fecha   el   2do.   domingo   del   mes   de   Noviembre.   El   objetivo   de   esta campaña      era   reforzar   los   lazos   afectivos  entre   los  miembros     de   la   familia,   promoviendo   los  valores   de   la comunicación, la cooperación y el respeto. Se eligió como Lema para aquel año: Día del Abrazo en Familia, el cual impacto tanto en la sociedad que quedó establecido como frase que identifica a este programa.


        Nos   hacemos   personas   en   el  amor   que  cultivan   nuestros   padres   desde   mucho  antes   de   engendrar   una nueva   vida.   Estamos   conscientes,   aunque   no   hacemos   todo   lo   que   debemos,   que   sin   una   formación   integral, humana, ambiental, psicológica, espiritual  , no podemos obtener el bagaje necesario para vivir en plenitud, sin carencias ni rencores, abierto a la convivencia y fraternidad, deseos y capaces de ser útiles a nosotros mismos y a los demás.
         La   sociedad   moderna,   por   el   contrario,   ofrece   con   mucha   facilidad,   un   sentido   tan   individual   de   la existencia, que no toma en cuenta que cada ser humano es producto de su ser y sus circunstancias. Si éstas son óptimas, hay posibilidad de que el fruto obtenido sea bueno. Entre otros factores, la violencia en sus múltiples facetas y la libertad mal entendida, debilitan y hasta destruyen  la cohesión  del  núcleo familiar. Hijos sin padre,   madres solas y adolescentes, carencia de   vivienda digna,   falta   de   alimentación   adecuada,   educación   débil,   violencia   de   género,   inseguridad   y   miedo,   no   son   el mejor abono para crecer sanamente y sin odios.
          El abrazo en familia es una invitación permanente a querer, cuidar, mimar los afectos; es un llamado a cultivar la pareja, vecindad y sociedad dentro de coordenadas que garanticen estabilidad y crecimiento al amor de pareja. Hagamos del abrazo en familia una campaña permanente para que Venezuela no siga mostrando esa página ominosa de crímenes y muertes sin sentido.

1 comentario: